Portadores de Google Glass son atacados en San Francisco

Portadores de Google Glass son atacados en San Francisco

Compartir

Las nuevas tecnologías suelen tener algunos problemas cuando recién salen al mercado, pero los problemas de vestir las Google Glass se van a las calles y están comenzando a surgir de manera más notoria.

Kyle Russell, un periodista de 20 años, estaba terminando su jornada cubriendo algunos de los hechos significativos de las protestas contra los ‘Google-Busses’ en San Francisco, cuando de repente en una estación de trenes de la ciudad, una mujer le grito “Glass!” y le arrebató el caro dispositivo de su rostro.

Las actuales protestas de los habitantes de la ciudad se dan por la creciente influencia negativa de las empresas de tecnología cercanas a la ciudad (Silicon Valley), visto en el aumento de los precios de arrendamiento y compra de vivienda, y por los constantes atascamientos en el tráfico debido a la incorporación de varios buses privados de las empresas que usan los paraderos públicos y rutas de alto tráfico de la ciudad.

Russell y su amigo se dieron a la persecución de la agresora, quién se llevaba el dispositivo mientras corría por el tráfico fuera de la estación, pero todo terminó con la persona escapando y las Google Glass destruidas en el piso.

“El tono en como ella grito ‘Glass!’ y la manera en como ella aplastó las Glass me dieron la impresión de que su destrucción era su intención”, le dice Russell en una entrevista a Mashable, cuando el medio le preguntó si creía que la mujer quería robar el dispositivo o solo destruirlo. “Pero mi interpretación puede ser sesgada por mi posición en el incidente.”

El periodista describe a la mujer como una joven que ronda los 20 años, con un peinado de ‘cresta’ y los costados de la cabeza rapados, vistiendo una chaqueta de cuero y botas. “Así no es como describiría a alguien de la multitud en la protesta de ese mismo día, y ella estaba caminando en sentido contrario de la marcha de manifestantes.”

A pesar de ser un hecho posiblemente alejado de la situación social relacionada con Google, el caso de Russell se une a otro hecho similar contra una periodista en un bar de la ciudad el pasado mes de febrero, en donde Sarah Slocum, periodista de tecnología, fue atacada por llevar puestas sus Google Glass en un sitio nocturno. Lo curioso del sitio es que aún no se ha identificado a los atacantes pese a tener una grabación de 10 segundos de sus rostros y también teniendo la clara intensión de la periodista por presentar cargos.

httpv://www.youtube.com/watch?v=BvTrx-i_nB4

San Francisco se ha convertido en una zona de conflicto en el cual la tenencia de artículos tecnológicos de determinadas marcas podría acarrear problemas sociales, siendo esto aún más peligroso cuando se traslada al ámbito laboral de las futuras promesas de la ingeniería que acuden a la ciudad seducidos por la alta demanda de las empresas de Silicon Valley.

Comentarios

comentarios